El pescador, el pan, y el pan pescado.

¿Te gusta comer la punta del pan antes de llegar a casa? A mí también. Aunque en esta ocasión se me fue de las pezuñas.

Era verano, y mi madre adoptiva y yo nos acercamos a visitar a una amiga suya que tiene un chaletito en la costa. Hacía un magnífico día para dar un paseo por la playa. Y para correr, revolcarse por la arena y remojarse las patas en el agua, también.

dunapesca-1

Buscando cangrejos

Nuestra excursión nos llevó hasta una zona rocosa, salpicada por las olas. Mi mami y su amiga improvisaron una aburrida sesión de posado fotográfico, así que me escabullí entre las rocas y dejé que el olfato me guiara. Levantando la trompa hacia el cielo, cerré los ojos y mis orejas cayeron hacia atrás. Mil olores marinos se colaron por mis fosas nasales: arena, sal, gaviotas, cangrejos, pan al horno…¿pan? Ya encontré un rastro que investigar.

Una intensiva búsqueda me llevó hasta una escondida calita, y allí, sobresaliendo de una cesta y custodiado por un pescador solitario, se refugiaba mi querido panecillo. Tracé rápidamente un plan, que consistía en ir hasta el él, cogerlo con el morro y llevármelo. Me acerqué sigilosamente por detrás, y agarrándolo por la puntita comencé a tirar para liberarlo de su jaula cuando de repente, – ¡Eh ,tú! . Desde dentro de la cesta una lombriz pedía socorro. -¡Sácame de aquí, perrita bonita!, ¡llévame contigo y nos pegamos un buen almuerzo!. ¿Queeé? ¿Cómo? ¡Por las orejas de Snoppy! ¿Un beagle compartiendo comida? Amenazó con delatarme si no accedía a sus demandas…grrrrr, ¡lombriz traicionera! Tenía que actuar rápidamente, en cualquier momento el pescador alargaría la mano y….adiós pan, si te he olido no me acuerdo. Decidí continuar con lo planeado: agarré firmemente la barra y salí corriendo sin mirar atrás.

dunapesca2

Hurtar no es robar

Llegué a tiempo para ver finalizar la sesión de fotos desde un pequeño risco, mientras engullía el magnífico pan casero desde una punta hasta la otra. En mitad del banquete y de una inspirada fotografía, interrumpió bruscamente el pescador, haciendo aspavientos y señalándome con el dedo. La cosa se ponía fea. Mi mami se fue y al poco regresó con una nueva barra de pan, que le regaló al pescador sin obligarle a sentarse ni nada. Como te lo cuento. Comenzaron a llamarme a voces y como no hacía caso, intentaron atraerme al siempre sospechoso grito de: ¡tomaaaa…miraaa… tomaaa! Me esperaba regañina y correa.

Podréis pensar que era una perrita desobediente, ladrona y comilona. Pero pienso yo, que ya me podían haber regalado a mí esa barra de pan desde un principio, y ya de paso meterle un par de salchichas, ¿no creéis?. Nos hubiésemos evitado algún que otro disgusto, aunque por otro lado, no existiría la historia de aquel pescador, al que una perrita llamada Duna le pescó el pan.

FIN

Anuncios

Meris Crisma Manuéh

Con los regalos, los atracones de comida, mantener mi esbelta figura, la mantita que me atrapa y me esconde del frío, perrito bebé (si, hay nuevo “miembro de la familia”.. grrrr), las películas navideñas y los petardos, se me había pasado felicitaros estas fiestas y desearos que este año sea tan esperanzador como el mío… la esperanza que me queda que a mi comida le caiga algún chorizo de cantimpalos.
Un añejo más, un año más viejuna… wooorfff… Feliz 2017!!

15535516_1602042789809710_4566724209123786752_n1

Calcular la edad de un perro

¿Cuántos años tengo?

Yo ya soy viejuna, sí. Pero no me echéis 77 años tan rápido, que todavía no he llegado a esa edad. No sé de donde habéis sacado ese cálculo tan simple que multiplica un año perrete por siete vuestros. ¡No es tan sencillo!

La verdad es que en esta vida perra, vivimos nuestro crecimiento de manera muy diferente a vosotros los humanos. Durante los dos primeros años se suceden varias etapas, hasta que con 18 o 24 meses, depende del tamaño, llegamos a la edad adulta (aquí puedes saber más sobre las Etapas de un beagle). Las razas grandes son las que tardan más en completar este proceso, sin embargo, su envejecimiento es más acelerado a partir del tercer año que en las razas pequeñas y medianas. Es decir que, un perro pequeño es más viejo que un perro grande cuando tiene dos años, pero más joven cuando cumple cinco años. ¡Vaya lío!

En mi caso, como beagle que soy, mi tamaño es de pequeño a mediano así que debo rondar los 70 añitos, aunque no los aparento para nada. No es por presumir, pero en el parque nadie se cree la edad que tengo…ejem, ejem. Es lo que tiene vivir como una reina.

thelma22

La reina de las Dunas

Resumiendo, para calcular la edad de un perro tenemos que tener en cuenta su tamaño. De modo general, os puede servir a modo de guía la tabla que podéis ver más abajo. Hay que tener en cuenta que otros factores también influirán en el envejecimiento, como la propia genética o la calidad de vida. Y para terminar, que sepáis que las hembras también vivimos más que los machos, así que tenéis DunaViejuna para rato.

edad

Calcula la edad de tu perro

Etapas de un beagle

CofCof! Ahora que echo el olfato atrás, me vienen a la napia tantos recuerdos: esa emoción del calcetín robado, los primeros aullidos, el secador asesino y su amiga la aspiradora, las fantásticas fiestas de bolsas de basura cuando me dejaban sola en casa, ¡que tiempos!.

Fue allá por el año 2005, que era una cachorrina de dos meses llegada a Alicante, dispuesta a comerme el mundo…o un kleenex. ¡Dispuesta a comer!

Recién nacida hasta las cuatro semanas, pasé por lo que se conoce en vuestra lengua como PERÍODO NEONATAL (0 a 2 semanas), donde bebemos leche y nos disputamos la jerarquía de la manada (coser y ladrar para una perra gruñona como yo), y el PERÍODO DE TRANSICIÓN (de 2 a 4 semanas), en el cual comenzamos a dar nuestros primeros paseos, y nuestros sentidos se abren al mundo.

caxorrini-word

“Nunca subestimes a un beagle”   –   DunaViejuna

Después de estas dos fases, atravesamos el PERÍODO DE SOCIALIZACIÓN (de 4 a 12 semanas). Nuestros primeros mordiscos, juegos y ladridos. En éstas llegué yo a mi nueva familia, a los cuales no me costó embaucar con mi mirada tierna y algo perversa. Me subestimaron y no daban crédito a mis fechorías. Llegué a arrancar una cortina gigante y el tubo ese que la sujetaba en la pared, con los tacos y todo. Claro, si me dejas solita en casa, es lo que hay.

Es el mejor momento para educarnos, y si es con premio, ¡mucho mejor!. De hecho, odiamos las regañinas y desconfiamos de los que nos gritan. Aunque siendo justos con la realidad, los beagles lo ponemos un poco difícil. Somos tercos, desobedientes y metemos la narizota en cualquier tinglado, es lógico que desesperéis. Peeero, si sois pacientes con nosotros, y nos tratáis bien, os devolveremos ese cariño multiplicado por mil. Lo prometo por Snoopy!

PERÍODO DEL RANGO (de tres a seis meses). Y es aquí donde aprendemos a la chepa de quién nos podemos subir. Dicho de otro modo, a quién hacemos caso y a quién no. Y yo no hacía caso a nadie, siempre fui una rebelde sin causa.
También comenzamos a explorar las calles, parques y solares por donde nos pasean. Ten cuidado al llevarnos sin correa, como buenos sabuesos que somos, podemos largarnos siguiendo la pista de algún bocata olvidado bajo la rueda de un coche, doy fe. Es bueno empezar a socializar con otros perros a partir de esta edad. Necesitamos correr, jugar y luchar con nuestros semejantes…somos perros ¡no lo olvides!

ADOLESCENCIA (de 6 a 18 meses) El corazón de un beagle a pleno rendimiento, la energía que mueve el mundo nace de ahí. Corremos a velocidades extremas, saltamos sofás, incluso volaríamos con las orejas si avistásemos un cacho de chorizo volando. Queremos estar siempre jugando y nos encanta desafiarte, robar tus calcetines y demás ropa interior. Lanzar tus alpargatas por el balcón (esa soy yo, juasjuas), aprender a abrir armarios, bolsos, puertas y husmear por los rincones es nuestra principal ocupación. Todavía se están preguntando en casa como abrí el congelador y saqué del cajón una caja de cucuruchos de helado. Que grande soy!

etapasblog

Y así es como llegamos a la EDAD ADULTA (de 18 meses hasta viejuna), escapando de las escobas. A los dos años se puede decir que ya no somos tan revoltosos, aunque no te fíes, nuestro carácter juguetón nos hace siempre imprevisibles, sorprendentes, desesperantes y divertidísimos, por supuesto. Nos encanta realizar todo tipo de actividades, y en familia, lo más de lo más. Si nos enseñas, seguiremos aprendiendo, y si seguimos en contacto con nuestros amigos perrunos, seremos más felices, más seguros y no tendremos miedos ni reacciones extrañas sea cual sea la situación que se nos presente.

EDAD VIEJUNA (de 10 hasta muchos más) Y de repente, sin darte cuenta, te encuentras con la cara repleta de pelos blanquitos, arrugas en el pellejo y un poco de tripota. Las mismas ganas de jugar, eso sí, pero una ya está mayor y  se cansa rápido, y casi prefiero estar en mi camita viendo una peli con la family (ojo avizor por si cae alguna palomita), que ya empiezan a doler los huesos, sobre todo cuando hace frío.
Las vivencias de DunaViejuna comienzan ahora y prometen ser emocionantes.

Un lametón y hasta pronto…¡guaguau!

14350638_1108904432512770_661280493_n

Martes 13

Es martes 13.. hace frío, un viento como para que mis orejas de beagle vuelen y además, llueve demasiado. El día ideal como para mear sobre un par de periódicos viejos en casa o en la alfombra acabada de sacar para este invierno… yo hoy no me pienso mojar las pezuñas, que bastante rato me ha costado sacarles brillo! arrf!
También hoy, es un día propicio para echarse en cualquier sitio calentito y hacer una sesión de pelis de terror.
Como buena perra vieja que soy, voy a recomendaros unas películas que tienen a perretes como malos malísimos para que te vayas por la pata abajo. Ahí va una pequeña lista para esta noche tan supersticiosa, si no te piensas ni casar, ni embarcar, ni de tu familia apartar.

Cujo; está basada en una novela de Stephen King, la trama trata de un perro san bernardo que es muy majete, hasta que un dia pilla la rabia.. entonces se vuelve majareta y empieza a pegar bocados a diestro y siniestro. Como dato, en la secuencia del coche, para que el peludo “atacara” el auto, tuvieron que esconder dentro sus juguetes favoritos. Y es que… yo también me vuelvo loca cuando me esconden la pelota..!! que alce la pata a quien no le pase!
Perro blanco; una peli ochentera que mezcla odio, racismo y las complejas conexiones entre los humanos y los animales. No os ladraré nada más sobre ella.. os la recomiendo!
The Breed (o Aullidos 2006); bueno, esta es bastante mala, la típica yankilada.. un grupo de jóvenes se va a una isla.. y oh! en esa isla aparecen un montón de perretes que se convertirán en la peor pesadilla de los chavales… y es que, jugar a supervivientes está muy bien para llevar a personajes famosos a una isla, pero no para nosotros los canes… no podemos hacer fuego, pescando somos muy lentos y el agua de mar nos sienta fatal, por no decir lo mucho que echamos de menos que una mano amiga se ponga a masajearnos el pellejo del cuello…. en estas condiciones, cualquiera que viera un muslito de pollo en movimiento pierde la cabeza! aunque tampoco los estoy justificando eh…
Frankenweenie; es una peli de animación de Tim Burton y el perro aquí no es el malo.. pero me encanta! Es un homenaje al cine de terror antiguo de la Hammer, donde los malos tenían una historia que contar y una justificación a su supuesta condición de personajes mal vistos.
White God; de la que poco os puedo contar, solo sé que salen un montonaco de perros y ya..  no la he visto, es la que me pondré hoy con unas buenas palomitas para disfrutar.

Os dejo, que empieza ya…
dun-cine2

Première

Guau! o lo que viene a ser lo mismo, hola que pasa tio..
Empiezo este nuevo blog desde donde mis pezuñas alcanzan a escribir, para poneros al día de como siendo una perra vieja la vida se puede llevar de maravilla.
Vine al mundo cargada de amor y gruñidos que ofrecer, pero tuvieron que pasar unos meses hasta que mi familia me acogió en su hogar en Alicante.
Voy a ahorraros como pasé de ser un cachorro mordedor de ropa interior y bobinas de hilo a una madurita sexy afincada en Pamplona, ya llegaran otros posts… worf..
Me llamo Duna y tengo 11 años recién cumplidos, para los humanos 71 años, que a ellos les gusta machacar con eso de la vejez y los achaques..  y os iré enseñando mi día a día con un par de consejos de como mantenerse joven y hermosa.. arriba esos ánimos, he dicho, pelota!

dniduna
Por cierto, salgo fatal en la foto de carnet… uno nunca sabe muy bien que cara poner, el fotógrafo te pide que medio sonrias, que seas natural y que no fuerces la boca… y al final, mira, estoy más seria que un estiramiento en la pantorrilla… en realidad soy más maja.. aunque mis amos me tachen de malhumorada.. pero ni caso, todo un encanto, vamos!